¿Regreso a clases seguro?

Estamos cerrando un ciclo escolar de forma muy diferente a otros años. Entre clases en línea, graduaciones virtuales y cierres de escuelas, el panorama ante el siguiente ciclo se ve complejo para muchas familias.

Ante una disminución de los recursos económicos de la familia y ante el cierre de escuelas junto a la incertidumbre de cómo se realizaría un regreso a clases en cuanto a la convivencia y seguridad de los niños, muchos padres estamos evaluando qué hacer ante el siguiente ciclo escolar.

Además de tener en cuenta la salud física de un niño, es importante reconocer que su decisión también puede influir en su salud mental.

Si bien muchos niños pueden tomar la perspectiva de regresar a la escuela con calma, habrá otros para quienes esto cause una gran ansiedad.

El regreso a clases en China, después del coronavirus | El Economista

Los niños son bastante resistentes en general, pero hay algunos niños que sabemos que podrían tener dificultades para volver a la escuela.

Podría ser porque estos niños tienen dificultades de salud mental preexistentes o necesidades educativas especiales que hacen que los cambios sean un desafío para ellos.

Además, aquellos con ciertas dificultades de salud mental pueden haber encontrado que el bloqueo les dio un descanso de algunos de sus miedos.

Algunos niños, especialmente aquellos con ansiedad social, han tenido un tiempo más fácil en el encierro. Regresar a la escuela puede hacer que su ansiedad se intensifique.

Para los niños con problemas de salud mental preexistentes o necesidades educativas especiales, se puede requerir apoyo adicional.

Puede que sea necesario tomar medidas adicionales para algunos niños o tranquilidad y apoyo adicionales.

Si tienes inquietudes específicas acerca de la capacidad de su hijo para sobrellevar el estrés de regresar a la escuela, comuníquese con la escuela que debería poder asesorarlo más.

Construyendo confianza

Después de un largo e inusual descanso del aula, la mayoría de los niños sentirán cierto nivel de ansiedad o nerviosismo por su regreso a la escuela.

Parte de esta ansiedad puede provenirse al saber que muchas cosas habrán cambiado.

Para ayudarlos a lidiar con estos sentimientos normales se sugiere tomar medidas que ayuden a nuestros hijos a sentirse más seguros.

Es decir, el ayudar a identificar lo que pueden controlar es un primer paso, por ejemplo: identificar si tendrán el mismo profesor, el mismo salón de clases o si estarán la mayoría de sus compañeros pueden atenuar la ansiedad.

También ayudará a tu hijo el explicar un poco sobre el riesgo de coronavirus y cómo se puede proteger, por ejemplo al usar cubrebocas, continuar con la higiene de sus manos y seguir las instrucciones que implemente el colegio.

Los niños tienen tanto riesgo de contraer el coronavirus como los adultos

Puedes aumentar su confianza el que conozca los riesgos para ellos aún cuando sean muy pequeños.

Esto puede hacer que se pregunten por qué los han mantenido en casa durante tanto tiempo, deja en claro que han hecho algo importante para ayudar a mantener a las personas que están mal protegidas.

La forma en que nos comportamos con nuestros hijos también tiene un impacto significativo. Los niños tomarán la iniciativa de los padres, por lo tanto, es importante parecer confiado.

Darles el mensaje de que es un poco extraño y estresante, pero en realidad pueden hacerle frente.

Piense en las cosas que esperan en la escuela y asegúrate de que se encuentren preparados siguiendo a su vez con las medidas prácticas que ayuden a los niños a sentirse más en control.