¿Qué es la alcalosis? Y qué es mejor ¿beber agua natural o alcalina?

Fuentes:

La alcalosis se considera un trastorno hidroelectrolítico en donde se presenta un aumento en la alcalinidad de los fluidos corporales, es decir, un exceso de base en los líquidos corporales.

La alcalosis también puede causar una disminución del calcio libre en el cuerpo, lo que puede afectar la salud ósea.

Sin embargo, una de las grandes interrogantes que se tiene es que si uno de las fuentes de la alcalosis pudiera ser el beber agua alcalina, en donde se ha encontrado que no hay una relación directa, sino se debe al tener una glándula paratiroidea poco activa.

El agua que es naturalmente alcalina ocurre cuando el agua pasa sobre rocas, como manantiales, y recoge minerales, lo que aumenta su nivel alcalino.

Desafortunadamente no todas las aguas alcalinas que te venden proceden de estas fuentes naturales. Muchas de las aguas alcalinas comerciales son procesadas con un químico llamado electrólisis.

Esta técnica utiliza un producto llamado ionizador para elevar el pH del agua normal.

Los fabricantes de ionizadores dicen que la electricidad se usa para separar moléculas en el agua que son más ácidas o más alcalinas. El agua ácida se canaliza a continuación.

Aún así, algunos médicos e investigadores dicen que estas afirmaciones no están respaldadas por investigaciones de calidad.

La calidad del agua de la fuente original, antes de la ionización, es crucial para garantizar que los contaminantes no estén presentes en el agua potable.

Algunos científicos aconsejan usar ósmosis inversa para purificar adecuadamente el agua antes de conectar un ionizador alcalino, que puede elevar el pH y agregar minerales.

El agua alcalina se puede comprar en muchos supermercados o tiendas naturistas. También se puede encontrar en línea.

Resultado de imagen para alcalosis

Los ionizadores de agua también se venden en muchas grandes cadenas de tiendas.

También puedes hacer la tuya en casa. Aunque los jugos de limón y lima son ácidos, contienen minerales que pueden crear subproductos alcalinos una vez digeridos y metabolizados.

Agregar un poco de limón o lima a un vaso con agua puede hacer que tu agua sea más alcalina a medida que tu cuerpo la digiere.

Agregar gotas de pH o bicarbonato de sodio es otra forma de hacer que el agua sea más alcalina.

Si el agua se filtra adecuadamente para eliminar contaminantes, se ioniza y remineraliza o se compra de una fuente de calidad, no hay evidencia que sugiera una limitación sobre la cantidad de agua alcalina que se puede consumir diariamente.

El problema que muchos profesionales de la salud tienen con el agua alcalina no es tu seguridad, sino las afirmaciones de salud que se hacen al respecto.

No hay suficiente evidencia científica para apoyar el uso de agua alcalina como tratamiento para cualquier condición de salud.

Los expertos médicos advierten en contra de creer todas las afirmaciones de marketing.

Y si tu deseas tomar agua alcalina, solo debes investigar si tiene una procedencia natural y en este caso se considera segura, ya que contiene por consecuencia minerales naturales.

Sin embargo, debes tener precaución con el agua alcalina artificial, que probablemente contiene menos minerales buenos de lo que su alto pH podría hacer creer y puede contener contaminantes.

También ten en cuenta que beber demasiada agua alcalina puede hacer que tengas un déficit en minerales.

Y como en todo, el exceso puede llevar a problemas y la combinación de agua alcalina con agua ligera será lo ideal.

Ahora bien, siempre es bueno contar con agua natural y de calidad en casa por lo que te sugiero contratar el servicio de los garrafones a domicilio en estado de México y el resto de la República para que este importante líquido no falte en tu hogar.