En la gastronomía mexicana se trata de servir comida fresca y disfrutarla con la familia

Sabemos que cada gastronomía tiene sus propias particularidades, gustos y sabores.

La gastronomía mexicana por ejemplo, es toda una explosión de sabores y colores en donde se estimulan todas las papilas gustativas.

Sin embargo, entre los ingredientes que más destaca de nuestra cocina es el picante… o sí, el famoso chile, las salsas, los moles…

Prácticamente no hay un estado del país o una especialidad que no considere el uso y/o acompañamiento del picante.

Recuerdo que unos grandes amigos cubanos nos decían…  ¨caray, ustedes le ponen chile a todo… hasta lo que se considera dulce o golosina…¨ y claro, hasta la versión de dulces nosotros tenemos una amplia gama de ellos con picante.

Obviamente puedes encontrar platillos o versiones sin picante u omitirlo si es una opción, sin embargo, no se puede decir que comiste comida mexicana sin probarlo al menos.

Para asimilar el picante, habrá que hacerlo gradualmente y así ir con salsas poco picantes hasta llegar a las ¨grandes ligas¨.

Por ejemplo, en las parrilladas para eventos suelen poner de varias salsas y así ir poco a poco probando y enseñándole al paladar a degustar los deliciosos tacos con esas variantes de salsas.

Otra forma es comenzar es el preparar tus propias salsas caseras para ir practicando el sabor y la intensidad del picor.

Las salsas en sí son tan fáciles de hacer, tienen un delicioso sabor y son mucho más frescas que las enlatadas.

Para una salsa básica, simplemente combina el tomate, la cebolla, el ajo, el chile que puede ser el serrano o el jalapeño, la sal y si gustas agregar jugo de limón… todo se coloca en un procesador de alimentos y se da una pequeña molida.

Toma cinco minutos su preparación que es mucho menos tiempo que marinar una carne.

El otro alimento básico en la cocina mexicana es la tortilla todopoderosa.

No hay una receta que data de más tiempo que la tortilla y es una receta sencilla, es básicamente harina o masa (una harina de maíz especial), agua y no mucho más.

Las tortillas de harina son la opción más flexible y blanda que se usa a menudo para servir carnes a la parrilla y se come principalmente al norte del país.

Las tortillas de maíz, que se usan tradicionalmente para hacer tacos, son más dulces y un poco más duraderas.

A pesar de las diferencias, ambos tipos tienen una gran cosa en común: deben calentarse a fuego lento hasta que se ablanden… y si las dejas dorar… esta deliciosa tortilla se convierte en una majestuosa tostada crujiente

Y tanto la salsa como la tortilla son la mejor pareja y compañía de nuestra gastronomía.

Los vegetarianos encontrarán una gran cantidad de opciones en la auténtica cocina mexicana: montones de setas, calabazas, una amplia gama de verduras y otros vegetales que son tan sabrosos como saludables.

Una vez pasada la prueba del picante… entonces no dejes de probar las enchiladas o chilaquiles ambos son platos sencillos que usan ingredientes que se encuentran en innumerables recetas mexicanas.

En sí, podemos resumir que la gastronomía mexicana se trata de servir comida fresca y disfrutarla con la familia.

Si quieres saber más entra a Taquerías El Farolito

FUENTES: YouTube, Taquerías El Farolito, Chilango