El Rey Midas

En una junta con los clientes me cuestionaron sobre un tema nada sencillo de abordar, no pensé ni por un momento en las posibles respuestas solo comencé a explicar la posible razón por la que la gente miente, al perecer suena bastante obvio el contestar que para ocultar la verdad, pero no siempre es con esa finalidad ya que en algunas ocasiones es por el simple hecho de dar una mejor imagen, supongo que esa no era la respuesta que esperaba el cliente por lo que lo tuve que meditarlo rápidamente por una fracción de segundos.

 

Desde hace diez años me dedico al negocio de la publicidad donde reconocidas marcas tienen contrato con la empresa a la cual dedico la mayor parte de mi tiempo, talento y creatividad obviamente; por lo tanto no he tenido ningún problema al coordinar la infinidad de campañas publicitarias que han estado bajo mi responsabilidad en todos estos años; los jefes me apodan el Rey Midas de la publicidad dado que gracias a mi desempeño fortuitamente he obtenido grandes ganancias, éxito y contratos jugosos.

Pero en esta ocasión no se trataba de la misma situación puesto que a diferencia de las ocasiones anteriores este contrato dependía expresamente de la petición de los clientes, los cuales solicitaron no mentir ni un poco acerca de sus productos pues no desean perder la confianza de quienes los prefieren, dado que a esta empresa le interesa cumplir con honestidad misma que ofrecen a sus compradores, además se atreven a garantizar exactitud, durabilidad y resistencia de todas y cada una de sus básculas sin importar que sea lo que se quiera pesar, tienen la adecuada para las necesidades de cada quien, es decir: las que funcionan con tecnología, las mecánicas, las industriales, hasta básculas de plataforma pues no escatiman en la calidad de fabricación de sus productos; debido a esto la labor a realizar fue totalmente diferente y exclusiva esto significo cambiar totalmente la estrategia.

No me atrevería a decir que la gente miente deliberadamente pues desde mi punto de vista solo se trata de adornar la realidad, toda vez que mi realidad no significa lo mismo para los demás, no por ello significa que esta sea una mentira, por ejemplo hace unos meses estuve a cargo de elaborar y supervisar cada detalle de los spots para una famosa cadena de comida rápida, a los directivos no les disgusto la idea de darle ciertos retoques con el fin de hacerlo más apetitoso a la vista, con lo cual lógicamente obtendrían como resultado elevar sus ventas; de modo que esto no es mentir ya que tan solo se le dio una buena imagen. Por otro lado esta conducta no siempre se puede juzgar de ser un acto malo, ya que todo el mundo miente en ocasiones, lo que realmente es un problema es para que se utiliza y peor aún es el daño que puede causar.

Es decir, si se está en una situación comprometedora y de ello depende la seguridad ahí se hace uso de una mentira, por ejemplo recientemente le estaba llamando la atención a mi hijo y después del regaño azoto muy fuerte la puerta, pero cuando me acerque furioso él sabía que ahora no solo sería un regaño sino que lo castigaría por ello cuando le reclame dijo que él no había sido, que la culpa era del viento evidentemente mintió para salvarse.

De ninguna manera estoy a favor de las mentiras y concluyo en que no es lo mismo halagar que mentir, en mi profesión lo que hago es adular un producto, enfocándome en sus cualidades y punto.

Si quieres saber más entra a La Casa de la Báscula

FUENTES: YouTube, La Casa de la Báscula , Redalyc