Cómo manejar personas difíciles (incluso jefes y niños) con gracia y estilo

Un gran paso para mejorar tus relaciones personales y profesionales es enumerar tus límites y darlos a conocer.

Nuestros límites son los que definen cómo esperamos que otros nos traten y, en particular, qué comportamientos no aceptamos.

Como dijo sabiamente Eleanor Roosevelt: “Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”.

Canal CIMA | YouTube

Establecer nuevos límites a menudo requiere que vuelvas a educar a quienes te rodean.

En el pasado, esencialmente “entrenaste” a las personas para que te traten de la forma en que lo hacen actualmente al permitirlo sin protestar.

Al no oponerte a comportamientos no deseados como gritar o hacer comentarios groseros, le haces saber a los demás que aceptas este abuso verbal.

Puedes cambiar la forma en que los demás te tratan de inmediato utilizando la muy poderosa estrategia de comunicación de 4 pasos que se encuentra a continuación.

Este modelo funciona en todos, desde jefes hasta niños, pero para que funcione, debes usar un tono de voz plano y neutral durante los cuatro pasos. Esta y el resto de técnicas que aquí te mencionamos han sido utilizadas y probadas en distintos sectores profesionales, algunos ejemplos son en un hospital del IMSS, una agencia de marketing digital, el sector obrero, entre otros.

No se permiten ira, justicia, indignación o comentarios sarcásticos.

Resultado de imagen para estres laboral

Es posible que debas calmarte antes de tiempo con unas cuantas respiraciones profundas para poder utilizar un tono neutro.

Querrás hablar con calma, como si estuvieras declarando un hecho como “El cielo es azul”. Ayuda a practicar primero frente a un espejo.

Aquí la herramienta de comunicación de 4 pasos:

1) Informar

Es usar frases como “¿Te das cuenta de que llegas quince minutos tarde?” O “Prefiero recibir comentarios constructivos”.

Si continúa con el comportamiento no deseado, entonces ve al paso 2 , pero solo después de haber intentado el paso

2) Solicitud

Pide que pare, por ejemplo “Le pido que cuando se reúna conmigo, se presente a tiempo” o “Le pido que solo me brinde comentarios constructivos”.

Si todavía no lo hace y el comportamiento continúa, intenta el paso 3.

3) Demanda o insiste (con consecuencias)

“Esperaré quince minutos y luego me iré”. Si persiste, ve al paso 4.

4) Salir (sin ninguna respuesta rápida o comentario enojado)
“Voy a colgar ahora y continuaremos esta conversación más tarde después de que ambos nos hayamos calmado” o

“No puedo continuar esta conversación mientras me gritas. Saldré de la habitación ahora y podemos discutir esto más tarde después de que te hayas calmado “.

UTEL Universidad | YouTube

Puedes abandonar la situación temporalmente (al terminar una conversación, colgar el teléfono o salir de la habitación) o terminar el trabajo o relación permanente si ves que tus límites nunca serán respetados.

Los cuatro pasos deben entregarse en un tono de voz neutral, como diría: “El cielo es azul”.

No levantes la voz ni te enojes si no obtienes el resultado que deseas. El poder está en el tono de voz calmado y neutral. Conforme vas dominando esta técnica notarás como vas teniendo un bienestar mental y emocional.

Observa que sin límites fuertes y claros, no obtendrás el respeto que mereces. Sin respeto, no obtendrás los aumentos y promociones que mereces.

Irónicamente, las personas piensan que molestarán a las personas al tener límites claros, pero es lo contrario.

Solo respetamos a las personas que tienen límites y las imponemos con calma y profesionalismo.

Los límites son críticos para tu éxito personal y profesional. Cuanto antes los aprendas, más pronto obtendrás el respeto que deseas.

Información de: Muy Interesante

Más información: Megri Digital