2 puntos prioritarios a considerar para tener un negocio en línea

En muchos sentidos, comenzar un negocio en línea es lo mismo que iniciar un negocio tradicional.

Necesitas hacer tu investigación de mercado, escribir un plan de negocios, encontrar inversionistas, mantener contentos a tus clientes … y la lista continúa.

En primer lugar, cuando arrancas un negocio online no recurres inmediatamente a la renta de oficinas, aquí es el contar primeramente con un sitio web y éste debe ser la máxima prioridad.

Entonces:
a) Tener un sitio web sólido

Si estás ejecutando un negocio en línea, obviamente tienes un sitio web sí o sí.

Imagen titulada Create a Website With Weebly.Com Step 5

Esa es la cara que le mostrarás al mundo, por lo que al menos tiene que ser funcional.

No hay excusa para no tener un sitio hermético: los enlaces defectuosos, un diseño de hace una década y carritos de la compra disfuncionales no son aceptables.

Tu nombre de dominio también es muy importante, debe ser conciso y fácil de entender.

Si no es memorable o no tiene sentido, solo lo estás haciendo difícil para los clientes potenciales. tu negocio no será creíble, y la gente echará un vistazo (si lo encuentran) y se dirigirá a otra parte.

Si tienes dudas sobre tus habilidades de desarrollo web o diseño gráfico, contrátalas. Los clientes pueden olfatear un sitio web casero y destartalado a kilómetros de distancia.

Además de la apariencia y la funcionalidad de tu sitio, la seguridad es una gran consideración y necesitas protegerte así como a tus clientes.
Esto podría terminar siendo un trabajo tedioso y lento, pero no puedes ignorarlo.

Cuando la alternativa es ser víctima de robo de identidad o que te roben la información personal de tus clientes debemos buscar soluciones.
Una vez más, la subcontratación podría ser una buena idea, aquí.

Es posible que no tengas las habilidades para asegurarte de que todo esté bloqueado.

b) Cubre tus bases legales

Cuando está iniciando un negocio en línea, puede que no parezca tan “real” como si estuvieras configurando una tienda en una tienda física u oficina.

Podría estar trabajando desde tu casa solo con tu soledad, al menos al principio. Si no estás sentado frente a una computadora, es casi como si tu negocio ni siquiera existiera. Está ahí fuera en el éter.

Por lo tanto, puede parecer que no tendrías que hacer mucho en términos de una configuración legal, como lo harías con una empresa que tiene una ubicación física y varios empleados.

Si bien estás desempeñando simultáneamente los roles de jefe de orquesta, diseñador gráfico, desarrollador web y recepcionista, es posible que no te des cuenta de que también debes agregar un abogado a la lista.

Y esta es probablemente una tarea que querrás subcontratar.

Los negocios en línea necesitan protección legal al igual que los tradicionales, pero también vienen con una serie de consideraciones legales que quizás ni siquiera conozcas.

Así que hazte un favor y contrata a un abogado que se especialice en derecho de Internet.

Resultado de imagen para abogados

Un abogado puede revisar los contratos, asesorarte sobre asuntos de propiedad intelectual e impuestos, guiarte a través de los procesos de incorporación y registro, asegurarse de que tu información y la de tus clientes estén protegidas adecuadamente y confirmar que tu sitio está configurado correctamente y legalmente.

Probablemente será una de las inversiones más valiosas que hagas en tu negocio.

¡Ah! y mientras lo haces, contrata también a un contador.